Entrevistamos a Aitor Lamadrid, fotógrafo de deportes, viajes y naturaleza

Aitor Lamadrid inició sus estudios en ITES y hoy en día se dedica a la fotografía de deportes, viajes y naturaleza. Hemos charlado conAitor sobre la profesión, su paso por el centro de estudios y su especialización en un sector muy nicho como los deportes extremos.
Cuéntanos un poco, ¿cómo ha sido tu trayectoria?
Yo siempre he tenido una sensibilidad hacia el mundo de las artes, de pequeño me gustaba mucho el dibujo y cuando acabé la ESO, me planteé hacer un bachillerato, pero mi curiosidad hacia la fotografía y que tengo una dislexia que me dificultaba un poco el aprendizaje, decidí estudiar un grado medio en laboratorio de imagen en ITES y más tarde, los complementé con estudios superiores en fotografía.  La fotografía me encajó, por ser unos estudios técnicos que se complementaban con una vocación natural en mí hacia un campo más artístico
¿Cómo fue tu experiencia en ITES?
Tengo un recuerdo muy agradable por parte del equipo docente de ITES.  Recuerdo que teníamos recursos abundantes como salas de edición con los mejores orden-adores y las cámaras que usábamos para hacer los ejercicios. Para mí, prevalece, ante todo, la relación que tenía con los profesores. Este tipo de relaciones que van nutriendo con los estudiantes independientemente de las dificultades que tengan. Cuando creen en ti, independientemente de tus problemas, es cuando te sientes capaz de hacer las cosas.
¿Hiciste prácticas durante tu formación?
En mi caso, que tenía claro que quería hacer fotografía de deportes y naturaleza, empecé con un fotógrafo conocido mío en su estudio.
Escuchaba en el podcast “Vivir de tu pasión, es posible” la entrevista que te hizo Mario Rubio sobre emprendimiento y fotografía.  Conseguiste unir tu pasión, los deportes de montaña como la bicicleta y tu formación, la fotografía, a través de colaboraciones entre empresas para poder realizar este tipo de proyectos fotográficos especializada en deportes, viaje y naturaleza. Explícanos estas colaboraciones.
Todo se basa en una idea de marketing sencilla. Detectar un problema dentro del mercado y a través de un talento, en este caso sería de una vocación que es el mundo de los deportes, junto con la fotografía y la naturaleza, conseguir dar valor a más personas.   Por ejemplo, en mi caso, he hecho mucho trabajo de fotografía de bicicleta de montaña y con los años, he ido conociendo a los deportistas y he conseguido poco a poco introducirme en el mundo de la fotografía de deporte. El año pasado fui a trabajar en Utah (US) con Redbull en el Rampage 2019 donde solo participan los 21 mejor riders del mundo, el número de fotógrafos que acceden allí es especialmente reducido. En este caso, te puedes plantar ahí o ir más allá, y por ejemplo buscar sponsors o marcas que puedan necesitar fotografías o vídeos en un entorno concreto con unos riders de confianza y hacer más proyectos en paralelo. También tenía mucha ilusión para acompañar a la rider e instructora de MTB Laura Celdrans, para un trabajo con la oficina de turismo en Suiza. Esta oportunidad, me llevó a hablar con algunas marcas relacionadas con la bicicleta o el deporte en general para hacer más colaboraciones de vídeo y foto profesional en ese entorno.
¿Cuáles son las competencias y las cualidades que tiene que tener un buen fotógrafo? 
 Se divide en dos aspectos, el personal y el profesional. Desde mi punto de vista como personas, hay que ser una persona receptiva, tener capacidad de empatía hacia las circunstancias ajenas y entender exactamente que necesitan los demás para poder llevar a cabo el proyecto. Desde un punto de vista profesional, esa capacidad de estar constantemente aprendiendo y focalizarse en lo realmente importante, en las cosas que son posible y no en las que son difíciles.
 ¿Cuál ha sido tu vía para hacer de tu negocio en fotografía un negocio rentable?  
Estoy desarrollando dos vías de negocio, una viene a ser el concepto de educación, mucha gente en las redes que me sigue, está interesada en aprender como hago las cosas. Entonces, a través de YouTube y SEO posicionamiento, consigo redirigir tráfico a mi web. En el negocio de la fotografía, que tengo 6 años de experiencia como profesional… básicamente yo salí como un técnico fotográfico bueno, en el sentido que sabía hacer fotografías profesionales, pero no sabía cómo venderme. Al final, tener la ayuda de mis padres, que los dos son emprendedores y luego por otro lado, estar en un constante aprendizaje: leer sobre otros profesionales, preguntándome como hacían las cosas los demás. Aparte de ser un buen técnico en fotografía, que es relativamente sencillo, lo importante es profundizar en las ideas que te hacen emprender y vender tu negocio. Durante estos dos últimos años, he estado haciendo mucho hincapié en emprender en general, y creo que es lo más importante en estos casos de fotógrafos freelance. Emprender es una actitud, más que una capacidad técnica.
 ¿Qué consejo le podrías dar a personas que están empezando? 
La verdad, es que no creo que sea una gran figura para ofrecer estos consejos, pero si me lo preguntas, lo básico y fundamental es tener esa capacidad para estar aprendiendo, de tener esta predisposición para seguir formándote.  No tiene por qué ser una carrera universitaria, sino puede ser un grado formativo o pequeños cursos que encuentras en internet que pueden ser de gran valor. Sobre todo, estar preparado para ser criticado, (para decirlo mal y pronto) por personas ajenas a tu profesión, porque es lo que te va a dar una visión más objetiva de tu labor como profesional en el mercado. Y tener una buena predisposición y ganas de comerse el mundo.
Muchas gracias Aitor 
Más info: www.aitorlamadrid.com